Consejos para evitar estafas telefónicas

Una persona llama a tu teléfono y, por medio de engaños, intenta sacarte información valiosa como:

  • Datos personales.
  • Nombre de las personas de tu grupo familiar.
  • Datos financieros como números de tarjetas de créditos, obra social, cuit o cuil.
  • Información que puede ser usada para el cibercrimen (delito informático).
¿Cómo logran sacarte datos?

Los estafadores usan técnicas de ingeniería social para que entregues tu información personal sin darte cuenta. Generalmente inventan situaciones donde un familiar tuyo está en peligro o necesita ayuda urgente y el estafador es el intermediario.

¿Qué es la ingeniería social?

La ingeniería social, en seguridad informática, es la práctica que permite obtener información confidencial a través de la manipulación de las personas.
El principio en que se basa la ingeniería social es que en cualquier sistema los usuarios son el eslabón débil.

Por ejemplo, en el siguiente diálogo, das el nombre de tu abuela sin que te lo pregunten:

  • Hola, te llamo de parte de tu abuela.
  • ¿Quién? ¿María?
¿Qué tipos de llamadas puedo recibir?
  • Te llaman de un call center. Pueden hacerse pasar por personas que trabajan en un call center. En esos casos pueden simular sonidos ambiente que existen en los centros de atención al cliente.
  • Te llaman para ayudar a un familiar. Te asustan haciéndote creer que un familiar tuyo está en peligro.
  • Te llaman para ofrecerte ayuda económica. Te dicen que el dinero de tu cuenta o la cuenta de tu familiar está en riesgo, te hacen sacar el dinero de la cuenta o dar información sobre el banco.
¿Cómo consiguieron mi nombre y mi número de teléfono?

Los estafadores buscan información en:

  • Tus cuentas de redes sociales.
  • Tus perfiles públicos de bases de datos públicas.
  • Bases de datos ilegales.

Mientras más datos personales tengas publicados y accesibles para todos, más fácil les resulta a los estafadores conocerte a vos y a los integrantes de tu familia.

¿Cómo puedo protegerme?
  • Asegurate de chequear la identidad de las personas con las que hablás por teléfono.
  • Si no estás seguro, lo mejor es cortar y llamar vos a los números de teléfonos de tu propia agenda de contactos.
  • Si es una llamada comercial, cortá, buscá los números de teléfono que figuran en internet como números de atención al cliente y llamá vos.
  • No contestes llamados de números desconocidos.
  • No des información sobre tarjetas de créditos ni datos personales o información sobre tus contraseñas por teléfono, por whatsapp o por mensajes de texto.
  • Revisá las configuraciones y permisos de tu computadora y celular para asegurarte la privacidad de tus datos y los de tu familia.
  • Revisá qué datos personales tenés publicados en internet.
  • Recordá que los bancos no piden información ni datos personales por correo electrónico ni por mensajes de texto o por teléfono.